Entrevista con Joaquín Ladrón en Campamento Krypton

(1)Dado que estas semanas las estamos dedicando al tebeo gamberro español y a la incorrección política de muchos cómics sobre la Segunda Guerra Mundial, hemos querido regalaros este contenido extra entrevistando a Joaquín Ladrón, el autor de las gamberradas gráficas de Ladroncomix. Una larga conversación con este dibujante de línea tremenda donde hablamos de fanzines, películas Troma ¡y de mucho rock´n roll!

Aunque razones nos sobran para entrevistarte, la excusa para este interrogatorio es tu nueva portada para la veteranísima revista Ruta 66, donde retratas a los Ramones. Arrancamos sin paños calientes. Como fan de Ramones, sé sincero: ¿Qué te parece todo lo que está haciendo Marky Ramone? ¿Tú le has conocido, no? Seguro que recuerdas el mosqueo que se agarró en Carne Cruda hace pocos años. ¿Te gustaría probar su “salsa patentada”?

Lo de Carne Cruda… no oí precisamente ese programa. Creo que se mosqueó por lo que me cuentas. Bueno, a saber si ya le calentaron antes. Cuando le conocí me pareció un tipo encantador y estuvo muy amable conmigo. Se interesó por mi  libro de ilustraciones donde aparecían Ramones y me pilló unas láminas que ahora lucen en su apartamento de New York. Por otra parte, pienso que él hace un homenaje a la banda donde ha estado tantos años y ha tocado en la mayoría de los discos. No se le puede criticar por hacer un homenaje y dar conciertos con sus amigos músicos invitados.

Un músico que ha estado en el “Blank Generation” de Richard Hell & The Voidoids y ha tocado en un montón de discos emblemáticos de Ramones puede hacer lo que quiera, incluida la salsa para sus albóndigas neoyorkinas. También Bill Wyman (Stones) tiene un restaurante de comida rápida en Londres llamado como el disco “Sticky Fingers” y nadie le ha llamado la atención por eso.

Por cierto, y hablando de conexiones ramonianas. A los Misfits nunca te he visto retratarlos, cosa que molaría mucho. ¿No te gustaban? Ahora están hechos una p*ta mierda gracias al impresentable de Jerry Only, pero a mí las épocas con Danzig e incluso Graves me gustan mucho.

Sí, los tengo pendientes por hacer pero no ha habido ocasión, por el momento. Aunque tengo que reconocer que soy más fan de Ramones que de Misfits. Está claro que Misfits ya de por si son una ilustración de un Creepy. No descartes esa ilustración en un próximo futuro.

Hace como ocho años te localicé para entrevistarte en un fanzine pero al final no pudo ser por vete a saber qué razón. Pienso en el pasado, el paso del tiempo, e intento no caer en la trampa de hacer el clásico cuestionario cronológico repasando tu biografía como artista. Al final intentaré llegar a un término medio, porque hay trabajos de hace un tiempo de los que no me resisto a hablar. Un plato fuerte, sin ir más lejos fue ¿Dónde Están las Tripas, Matarile?, que debió ser tu primer álbum recopilatorio y la única pieza que falta en mi colección, más que nada porque es inencontrable. Corrígeme si me equivoco, pero un amigo me contó algo sobre un stand donde se vendían cómics que fue atacado por un grupo de tías furiosas. ¿Lanzaron pintura o algo así? Cuéntame cómo fue aquello.

Ufff!. Hay muchas leyendas y en algunas que dicen que estaba yo, ni me acuerdo que me pasaran o simplemente no estaba. Sí que hay gente que dijo que hacíamos comix machistas, que ridiculizábamos un montón de cosas, pero bueno, siempre eran los progres liberales o las feministas que no dejaban que su novio abriera la boca para nada. Creo que tuvimos los mismos problemas que Robert Crumb pero treinta años después.

En todo momento hay gente petulante que viene a decirte lo que está bien o está mal cuando precisamente tendrían que ocuparse de los temas que vomitábamos con nuestra repulsa en nuestros comix y no de nosotros. Pero ya te digo, gente que proclama ser los más abiertos de mente con ganas de dar la brasa para que hagas las cosas como quieren ellos, siempre en el nombre del civismo (risas) hay y habrá. ¡Qué les den! (más risas).

Ladroncomix: tremendismo gráfico.

Tampoco quiero dar mucho la brasa con el tema de la libertad de expresión en el arte, el humor grueso, la línea tremenda, el caso Vuillemin o los límites del humor porque creo que es un debate más que trillado. Sin embargo sí me gustaría conocer tu experiencia personal con el tema y saber si alguna vez has tenido algún problema con censuras, ataques o rechazos hacia tu obra. Seguramente no porque publicas a gente que como mínimo simpatiza con tu obra, pero bueno nunca se sabe.

Te puedo contar que cuando tenía 17 años hice mi primera exposición por Alicante llamada “Recuerdos de mi Primera Comunión y otros Dibujos Sacrílegos”. Dos de estos dibujos salieron en la revista de uno de los pueblos donde estuvo la exposición. Hubo dos plenos en el ayuntamiento en menos de un mes porque el AP (antiguo PP) le pedía explicaciones al concejal de cultura de cómo se le ocurrió publicar un niñito vestido de marinero meando en una Biblia y al mismo niño arrancándole el brazo de un bocao al cura cuando le daba la comunión con dinero público destinado para la revista. (Risas)

En otro sitio, una cafetería donde los tenía expuestos entró un cura joven, que iba de enrollado y a los dos días precintaron el local con mis ilustraciones dentro. Aunque esto es ya otra historia, en la siguiente exposición que hice la gente contaba que al final el cura este colgó los hábitos porque se lió con una feligresa que más tarde lo abandonó por un camionero. ¿Castigo de Dios? (Risas)

Algunas anécdotas más hay, pero el caso es que siempre han sido ataques de censura por los mismos, gente retrograda aferrada a cánones caducos y obsoletos.

Bueno, de línea gruesa me temo que vamos a hablar un buen rato. Tú has dibujado para Fester, el club español de fans de la Troma. Concretamente historias protagonizadas por el Vengador Tóxico y el Sargento Kabukiman. ¿Cómo surgió el proyecto de continuar el cómic de otro autor completamente distinto? ¿Y qué tal la experiencia? ¿Había planes para hacer más historias truncadas por las cifras de ventas o se dio por hecho que aquello sería un número único? Creo que a tu cómic le dio el visto bueno el mismísimo Lloyd Kaufman, ¿no?

Sí. Lo primero que ilustré fue una historia de unas cuantas páginas del Sargento Kabukiman. Luego dibujé el segundo volumen de una serie de dos comic-books del Vengador Tóxico. La primera vez que un dibujante español dibujaba a Toxie. El primer número lo dibujó un estadounidense, que ahora no recuerdo el nombre, y no lo pudo continuar porque le encargaron hacer una biografía con sus dibujos de Ramones, precisamente. Se hicieron pruebas a un montón de dibujantes, entre ellos Mike Ratera y gente de primera fila. El caso es que se quedaron conmigo porque era el que dibujaba al Vengador Tóxico de manera más underground, más acorde con las películas de Troma y no como un superhéroe de DC o Marvel. Eso fue lo que hizo que Lloyd Kaufman diera el ok para que me encargaran el proyecto.

Había perspectivas de continuar y se pudo ver mi número en USA, pero Troma no pudo continuar la línea de cómics, por las crecientes deudas que arrastraban sus películas en ese determinado momento, a pesar de su popularidad. No cuadraban los números. Hace poco se hizo una reedición de varías pelis en dvd con mis comix dentro del pack para coleccionistas.

Con la reedición de estos trabajos también participaste en el documental “Troma is Spanish for Troma”. Yo todavía no he podido verlo aunque me imagino que todo serán buenas palabras para la compañía pese a que todos sabemos que salvo los cuatro clásicos conocidos, la mayoría de que lo que distribuía o producía Troma (en los días de más éxito) eran verdaderas patatas. Y no digamos ya todo lo que hicieron y hacen todavía a día de hoy los imitadores del rollo Troma, que son lo puto peor. Pero bueno, que me voy del tema. No todos los días tengo la oportunidad de hablar con alguien sobre esto y aunque lo mismo tampoco eres muy seguidor de las películas, quería comentar el tema de esa fama de gamberros e irreverentes que tienen, y que creo que tampoco está muy fundamentada que digamos. Si observamos sus films más conocidos veremos que el uso de la violencia es bastante pueril, que las gamberradas son muy básicas y que no sólo no usan un humor o contenidos subversivos sino que incluso se desprende un tufillo casi conservador en algunas tramas. Toxie es un héroe que encarna los tradicionales valores americanos, no muy lejos de cualquier héroe DC o Marvel al uso. Se demonizaba el fumarse un canuto, los protagonistas tenían relaciones de noviazgo tradicional…etc. De ahí que me sorprenda la opinión generalizada (y distorsionada) que suele tener el personal sobre Troma. Tú que has dibujado a Kabukiman esnifando como si no hubiera un mañana, ¿qué opinas de los contenidos Troma en general?

Pienso que esos personajes tan freaks defendiendo dichos valores tan dignos de la moral en todas sus vertientes es una burla del sistema en general y de lo absurdo que es todo.* Defender dichos valores dentro de una ciudad llena de residuos tóxicos, vivir en un basurero… ¿no es una metáfora del contexto que nos rodea día a día? A mí, siempre me ha parecido una burla a todo el universo de apuestos superhéroes con los gayumbos por fuera. ¿Un tío descerebrado y deforme con una fregona y vestido con un tutú combatiendo el crimen? Es el superhéroe de la podredumbre dentro de un imperio que se desmorona e intenta aferrarse a unas formas sociales que son ridiculizadas dejando en evidencia la doble moral de una sociedad que está demostrando que el sistema capitalista tampoco es valido. Pero es que hay gente así. Recuerda que allí los bailes de graduación aún existen y la realidad supera la ficción. No son cosas inventadas para las películas, son monstruosas mentes amamantadas por el capitalismo. Y el cine gore no dejaba de estar enfocado para un público teenager por lo tanto muchos guiños, tópicos y chistes son muy básicos. Pero no todo está perdido si hay gente capaz de crear este sainete de vísceras proclamando sarcásticamente en pro de un mundo mejor.

A mí me gustó dibujarlos para darle un punto de vista personal y creo que enriquecimos a los personajes de ese toque underground, más canalla, que en muchos momentos les hacía falta en el guión y en la psicología del personaje. Creo que aún hoy en día no se han quedado anclados en el momento que se hicieron. Gente que ha vuelto a leer mis comix de Troma dicen que siguen siendo frescos y es precisamente por el revulsivo que les di en este trabajo que aquí editó Fester.

*( Ndr. Ya, pero el problema es que esos héroes no hacen proclamas conservadoras ni parodian el discurso moralista de la burguesía cristiano-patrialcal de los USA, sino que todo el mensaje del “american-way-of-life” más tradicional se filtra en un segundo plano, sin ironía, aceptando que formar parte del actual Sistema es lo natural, lo preferible).

Los inicios de Ladrón en fanzines noventeros.

¿Cómo te llevas con las nuevas tecnologías? En internet llevas tiempo publicando tus tiras de cómic y he visto alguna ilustración tuya con color digital pero en general casi todo lo demás parece conservar el coloreado tradicional. El combo de lápiz-tinta-pintura parece seguir siendo el más presente en tus creaciones.

El ordenador es una herramienta muy importante que adelanta un montón de trabajo y te puede permitir trabajar con mucha fluidez cuando lo requiere. No descarto trabajar con nuevos programas y conocerlos siempre que puedo. Algunos me gustan bastante para mi trabajo.

Dicho esto, personalmente me encuentro más cómodo plasmando lo que quiero expresar estando encima del papel, dibujándolo a tinta y coloreando a mano. Un efecto de color o trazo de un programa lo tendrá todo el mundo que tenga ese programa. Por eso muchas veces ilustraciones de varios artistas parecen realizadas por la misma persona. Un trazo y una pincelada es tu firma, tu sello personal y es lo que le dará fuerza a tu ilustración.

También has hecho el storyboard para una película. Es de lo más normal que cualquier dibujante o diseñador tenga que desdoblarse y hacer todo tipo de trabajos para salir al paso y pagarse los bocadillos. ¿Alguna vez has estado trabajando en algún encargo fuera de tu estilo en el que pensaste: qué cojones hago yo haciendo esto?

¡Pues sí! ¡Más de una vez y más de dos! (risas). Pero ten en cuenta que estudié publicidad y diseño gráfico. Creo que nadie se ha librado de hacer algún encargo que no tenga nada que ver con mis trabajos más conocidos. Está claro que cuando recibes el dinero en una cantidad importante, ya se acaba lo de pensar “¿cómo me ha surgido dibujar esto?” y te despides del cliente diciendo: “Ya sabe dónde encontrarme para el siguiente encargo. Espero verle pronto”. No deja de ser una mera forma de prostitución tan honrada como las otras. (risas).

En cuanto a la realización de storyboards creo recordar que algo hice para la película Esperanza y Sardinas, aunque en esta fue echar una mano más bien. Pero me siento contento de que llegara en su día al Festival de Cine de Berlín.

Luego sí que hice el storyboard de la película Jaibo dirigida por Adán Aliaga y con Juan Manuel Bernabeu de director de fotografía. Un trabajo verdaderamente interesante y un enriquecedor intercambio de ideas del que creo todos salimos ganando.

Alice Cooper con su Songbook, dibujado por Ladrón.

¿Sigues la obra de algún autor de cómic actual? Así en general, ¿qué estuviste leyendo el año pasado?

El balance del año pasado fue que leí algunos mangas que me resultaron interesantes pero no me digas que te diga los autores, con sus nombres en japonés de más de cinco o seis silabas. Déjalo estar.

También cayó en mis manos lo nuevo de Moderna de Pueblo. Me gustó y me reí mucho con sus chistes tan del momento.

Lo que hacen Piñata y Furilo me gusta. Siempre me hacen soltar una carcajada cuando veo alguna cosa suya.

Nancy in Hell de Enrique Lorenzana y su rollo de compresor futurista.

Lo que haya podido sacar Chema García, me encanta sus registros y resolución de la composición de las viñetas.

El de “historias de un putero” (Ndr. Se refiere a Pagando por Ello) del dibujante canadiense Chester Brown. Solamente con su trazo y una composición de páginas con viñetas simétricas y planos fijos consigue crear un ambiente sórdido y denso que hace engancharte y leerte ese tocho hasta el final.

Siempre me fascina lo que pueda hacer Miguel Ángel Martín.

También Joan Cornellá con Mox Nox me recuerda a mi etapa surrealista y pop-art, cuando estaba flipado con Alfred Jarry, el dadaísmo, Warhol y todo eso. Me encantan su colores popis con cierto aire a los cromos de La Pandilla Basura. Lectura visual, ¡directa a patear el encéfalo!

Eso es lo que he podido leer el año pasado pero al final siempre acabo buscando cosas más antiguas de underground americano o europeo en los estantes más recónditos de librerías especializadas o mercados de segunda mano.

Una de las constantes en los primeros años de tu obra son los iconos infantiles de los 60-70: Zipi y Zape, la calabaza Ruperta, el payaso Fofó, Popeye, Barrio Sésamo, Disney, Marco… La verdad es que ninguno sale muy bien parado. ¿Torturar a estos personajes era una manera de atacar la memoria sentimental del lector, una vendetta personal contra los iconos populares? Seguro que a la mayoría les guardas cariño. Doña Urraca era maravillosa.

(Risas) Doña Urraca recreándose en las penas de su Caramillo y del mal ajeno. Buena crítica del falso altruismo de este país allá dónde vayas. Tengo que reconocer que esos personajes fueron lectura en mi infancia pero dentro del underground y del pop-art es muy recurrente el pastiche y la descontextualización de iconos, personajes o logotipos para darle un nuevo significado o circunstancia.

Un caso puede ser mi historieta de La Mocopandilla, en la que se meten en la casa de Zipi y Zape como si fueran la pandilla de La Naranja Mecánica  con el consiguiente homicidio de Pantuflo a batazo limpio y la violación de Jaimita y Zipi y Zape como si de una de las escenas de Kubrick se tratara. Bien, este comix que lo hice para el fanzine Burp! que dirigía Borja Crespo en aquel entonces, era para un especial “Escuela Bruguera” y aquí quedó la cosa sin más consecuencias. Pero pasó un tiempo y en un Salón del Cómic de Barcelona un tipo que me presentaron empezó a ojear mis comix. Se sorprendió sobremanera cuando vio esa historieta en el álbum recopilatorio de La Mocopandilla. El motivo era que, no sé si era en Alemania o por ahí, ese comix se vendía bajo manga fotocopia de fotocopia ya casi distorsionada (eran los noventa) a precios bastante elevados. No entendí al principio la razón. Si eran Zipi y Zape, ¿qué había de escandaloso en esas viñetas?. Claro, a los pocos minutos caí en la cuenta de que en Alemania, por ejemplo, no se editaba Zipi y Zape así que de homenaje a la escuela Bruguera mi comix pasó a convertirse en una Biblia de Tijuana donde alguien se tiraba a unos chavalines anónimos. Como entenderás no me acerqué por esos lares a comprobarlo (Risas).

Lemmy con su Songbook, dibujado por Ladrón.

Otros habituales en tus comics son muchos grupos de rock y punk. Iggy & The Stooges, Rolling Stones, Lou Reed y Velvet Underground, Alice Cooper, Beatles… Has dibujado murales, carteles, portadas de discos, de magazines… Desde luego, un tanto por ciento muy destacado de tu obra está íntimamente ligada a la música de los 60-70-80. Tengo aquí a mano el libro de ilustraciones que sacaste con la gente de Ruta 66 y amigos, con aquel relato tan dramático sobre Lemmy Kilmister (que vuelve a estar de actualidad, por desgracia) y del que todavía no hemos visto la anunciada segunda parte. ¿No está el mercado para lanzamientos o Songbook 2 no aparece por otras razones? ¿Estás haciendo carpetas y diseños para portadas de discos y grupos?

Maravilloso, tremendo y emotivo texto de Silvia Grandió Luque sobre Lemmy de Motörhead. Encantadora y gran amiga que me ha ayudado en un montón de cosas. Mencionar que cuando le entregó el Songbook a Lemmy dijo que este libro era Rock and Roll. ¡Yeeeah! Ahí se me disiparon las dudas que te asaltan a lo largo de la trayectoria, si has escogido el camino que debías… etc. Ahora sé que sí.

El Songbook se hizo con la colaboración de periodistas musicales del Ruta 66 para escribir un texto de cada artista en cuestión. La verdad es que fue algo arriesgado y tengo que reconocer que se abrió un camino que estaba cerrado desde la época de la revista Star en los 70. La alianza de comix y rock no sigue siendo muy bien vista por los editores por la falta de conocimiento o miedo a pegar un patinazo en terreno que no conocen. Lo hizo Subterfuge Comix con éxito pero recuerda que en ese momento era una editorial independiente con una discográfica. Los grandes editores de cómics no se quieren aventurar en la distribución en el campo de la prensa o libros de música y viceversa. Miles de excusas y siempre la falta de dinero. El caso es que del anterior ya ha agotado una tirada de más de 1500 ejemplares y los 50 últimos se vendieron en un Azkena Rock Festival en menos de media hora.

Sí que me gustaría sacar una segunda parte. Hay material excelente para elegir. Es inevitable, la música forma una parte muy importante de mi obra.

Destacar la carpeta de Schizophrenic Spacers “Riot”, editado en el 2013. Me encanta realizar carpetas de discos para bandas de rock excelentes, como Sex Museum, Killer Barbies, Los Perros o diseñar amisetas para Hellacopters. Que Ladrón haga la carpeta de un disco es una garantía de que sonará bien a volumen máximo y resquebrajará las paredes de tu vecino. No le hago una carpeta a cualquiera. High Energy of Rock and Roll, Baby!.

También hiciste tus pinitos como cantante en tu propio grupo, Ladrón y las Serpientes de Martes. Hemos escuchado un par de temas pero casi no sabemos nada acerca del grupo. Evidentemente era muy maquetero, con influencias stoogianas, versiones de Parálisis Permanente, letras tremebundas… ¿Tocabas con gente de “la mocopandilla”? ¿Disteis algún concierto? ¿No te molaría volver a subirte a un escenario? ¡Y no me digas que es que estás muy mayor! ¡Si conservas la melena!

Antes era joven, ingenuo e inexperto y necesitaba el dinero. Ahora sólo necesito el dinero (risas).

Sí. No lo descarto. Hubo un tiempo en que nos reunimos la formación más puntera pero no pudo ser. Pensábamos hacer unos cuantos conciertos y desaparecer. La verdad que estábamos adelantados a lo que se hacía en ese momento. Éramos shock rock con maquillaje, un grupo de fans de nuestros grupos favoritos que cuando tocaba no se sabía cual sería el resultado final. Está claro que nuestro estilo no iba a ser indie-pop. Aún así sonamos en Radio 3 varias veces.

Esa energía sin canalizar, sin tener pretensiones de nada, era lo que nos hizo romper esquemas. Mucha gente nos decía que estábamos adelantados a la escena que se cocía en el momento y éramos completamente diferente a todos los demás grupos. No queríamos ir contracorriente, ni nos lo planteamos, es que nos salía así. Como el acné en ese momento (Risas)

Dibujos de Ladrón regalados a un servidor hace la tira de años.

Coincidimos en 1999 cuando yo era un niño y en el stand de Subterfuge por poco termináis vendiéndome droja, jajaja. La verdad es tengo muy buen recuerdo de aquel día. Además estuvimos hablando del grupo de moda del momento, Cradle of Filth. Salvando los demás clásicos anteriormente citados, ¿te gustan grupos heavys o de metal extremo? Y de grupos aparecidos en los últimos diez años dentro del punk y rock, ¿con cuales te quedarías?

Sí. Me gustan grupos como Mercyful Fate, Burzum, Dimmu y algunos más adoradores de Satán con portadas de monstruos. Los escucho de vez en cuando.

Siempre suelo escuchar más rock o blues pero  del Delta del Mississippi. Esos sí que son verdaderos voodoo masters o adoradores de Satán que le vendieron su alma en un cruce de camino por unos acordes que les reportaría dinero, sexo y fama. Es increíble cómo te pueden transmitir esos discos, con sonido a huevo friéndose, emociones tan poderosas con tan pocos medios con los que se grabaron. Cada vez comprendo más a Crumb en esa faceta de amante de un estilo determinado y coleccionista de discos. Hay temporadas que cuanta más música nueva oigo más discos antiguos me compro. Ya sabes, quien no conoce el pasado está dispuesto a repetirlo… en la mayoría de los casos peor y con fecha de caducidad (risas)

De los últimos años te destacaría a Uncle Acid & The Deadbeats. Su disco Bloodlust me parece una obra maestra. Me encanta al igual que sus videos. Todos con montajes de películas de terror de los 70s.

De nacionales me gustan mucho Los Carniceros del Norte. Todos sus temas dedicados a películas de terror y todos sus discos se notan cuidados al detalle. Textos directos y composiciones contundentes apropiadas a cada tema.

Cómo ves me puede gustar desde el hard rock al after punk. Me gusta la música de grupos que transmitan algo, eso es lo importante para mí. Archies no están en mi discografía. (Ndr. Pues entonces ya no cuentas con la simpatía de Viruete, jajaja)

Imagina que te toca pinchar en una fiesta para un público que lleva camisetas de grupos punk, glam, rock… ¿Con qué temazos darías esquinazo a los clásicos más quemados en las pistas? Dinos algunas de tus canciones favoritas para tirar un local abajo que no vengan firmadas por los cuatro clásicos de toda la vida.

J*der, ¿cuatro solamente? (risas). Bueno, aparte de los grupos que he mencionado antes ahí van unos temas que suelo poner cuando pincho en bares y demás eventos cuando me piden alto voltaje pero como dices tú que no sean muy conocidos o usuales…

Little Green Men” de Haunted Garage, “Voodoo House” de Sex Museum, “No puedo aguantar más” de Los Furtivos, “The Age of Pamparius” de Turbonegro… Hay muchos más, claro… “Cuchillo Eyaculador” de Ladrón & Las Serpientes de Marte. Ese es el tema que haría menear el culo a todo el mundo y tirar abajo el local. ¡Garantizado! (risas)

Una de las ventajas de frecuentar círculos como los del Gruta 66 es que has podido conocer a algunas leyendas del rock en persona. Lou Reed, Hellacopters, Marky Ramone, David Johansen… ¿No te da miedo conocer a un ídolo y que se te caiga el mito al suelo? ¿Qué otros célebres músicos has tenido la suerte o desgracia de conocer? ¿Alguna anécdota reseñable?

Sí. He conocido a muchos. Todos ellos encantadores y  muy buena gente. Algún caso curioso podría ser lo que me pasó con Gilbert Shelton. Lo conocí en el Festival de Angoulême, Un señor mayor que fue afable, al contarle mi representante y yo que veníamos de España, que era un honor conocerle, que me había influenciado mucho junto a Crumb, Griffith, S.Clay Wilson… y que aún seguía su obra. Le dije que le daba mis álbumes de comix y que cuando nos viéramos en el Salón del Cómic de Barcelona me diera su opinión. Agradeció mis álbumes y nos despedimos cortésmente. Cuando llegó la fecha del Salón del Cómic de Barcelona volvimos a coincidir:

– ¡Hola, Mr. Shelton! ¿Cómo se encuentra?!.

– Bien, ¡gracias!

– ¿Se acuerda de mí? Soy Ladrón, el dibujante que le dio los álbumes en Angulême. Le pedí si me podía dar su opinión. ¿Se los leyó?

– ¡Ah! ¡Tú eres el tipo que me dio esa aberración de sangre y tripas sin ningún sentido! No me gustó absolutamente nada de nada. ¡Es horrible!

– …Bueno, yo pienso que tiene un trasfondo y una segunda lectura. Es mi intención.

– ¡Esa violencia y sangre sin sentido no me gusta nada!. ¡NADA!

– …Pero Zap Comix y los comix de S. Clay Wilson también son violentos y… (me interrumpe)

– Esta conversación se ha acabado, no quiero saber nada de tu trabajo de sangre ni de ti. ¡Adiós!

– …Adiós, Mr Shelton.

Al principio me quedé hecho polvo pero después de la primera cerveza pensé: “Seguro que al 99% de gente que le entra le dice que le parece fantástico lo que hacen, por lo tanto…”. Creo que tiene más mérito que un padre del cómic underground de los 60s se escandalice con tu obra que no que te diga que muy bien y que te dé unas palmaditas en la espalda. Creo que me puedo sentir orgulloso de que el viejo maestro se tirara las manos a la cabeza y que no pudiera digerir mis viñetas. Eso quiere decir que lo hice demasiado bien. Qué esperaba que le llevara, ¿Mary Poppins?  ¿El discípulo superó  al maestro? (risas).

Otro caso es el de Lou Reed. Todo el mundo me advirtió que tenía muy malas pulgas, que era un borde y sobre todo que no le diera nada sobre su época teñida de rubio, porque estaba súper-drogota y no se acordaba de nada. Estaba firmando un disco por persona y ya tuvo un mosqueo con alguien que le hizo una foto con flash. No quería flash. Bueno, para no entrarle de golpe, Ignacio Juliá (crítico musical de Ruta 66 y amigo de Reed) intercedió por mí. Lou no dijo nada pero un ligero movimiento de cabeza dio su aprobación.

Me acordaba de las advertencias pero en la mesa puse mi libro Songbook con un Lou Reed rubio con temblores de abstinencia y levantando una hipodérmica de manera poco amistosa. El caso es que fijo la mirada en la portada me miró a mí, volvió a mirar la portada y abrió la primera página viendo la dedicatoria que le había hecho: “To Lou Reed: You know my life was saved by RnR”. Parece que le sentó bien y cuando llegó a su ilustración después de ojear el elenco de sus amigos Bowie, Iggy, etc… vio como le había dibujado rubio y chutándose con el cable del micro que le hacía correa en el brazo. Como sabéis eso lo hacía cuando interpretaba “Heroin” en los 70s. Sólo he visto sonreír 3 veces a Lou Reed:

1- En fotos de la Factory cuando era joven.

2- En el concierto de Viveros en Valencia.

3- ¡Y en el preciso instante que vio MI ILUSTRACIÓN!

No daba crédito: Sonrió con mi ilustración. No podía dejar que se enfriara el momento le pedí, por favor, que me firmará unos discos. Me firmó: “Velvet & Nico/Berlin/RnR Animal y Live”.

Accedió a hacerse una foto conmigo incluso hombro con hombro. A real good time together.

Como comprenderéis después de eso no he recordado mucho a Shelton (risas). Shelton siempre será genial aunque me odie por mis álbumes de cómix. Y qué puedo decir de Lou Reed… Me afectó mucho la noticia de su muerte. Un talento de tal magnitud tardará mucho en volver a aparecer en la música.

Lou Reed y Ladrón.

Sin salirnos del tema musical, Subterfuge Records cumple su 25º aniversario este mismo año. En sus inicios, el fanzine Subterfuge y los cómics que editaban formaron parte de aquella especie de renovación o pequeña revolución del underground de los 90. ¿Sigues en contacto con el equipo de aquellos días? ¿Cómo era el Subterfuge de los 90 y cómo lo percibes ahora?

Sí. Por supuesto. Todavía coincido con Carlos Subterfuge, Borja Crespo, Gemma Subterfuge, Enrique, Vicente Rana (que ahora lleva el sello discográfico Lucinda Records con el grupo Lula), Miguel Ángel Martín…. Los que fuimos los primigenios, sí. También con algunos posteriores, más aparte grupos y músicos que pasaron por el sello.

Yo lo único que percibo es que Subterfuge dio a conocer mi obra y que tuve la ocasión de proponer a Carlos Sub y Vicente Rana el poder hacer un número del fanzine únicamente de Comix que desembocó en el Cómix Brutal y más tarde en la editorial de Subterfuge. El primero que salió fue el mío: ¿Dónde están las tripas Matarile?… ¿Te he dicho que a Shelton le encantó? (Risas).

Subterfuge en los noventa era el reflejo de la gente que fuimos coincidiendo con inquietudes dentro del underground, ilustradores, músicos, cineastas, etc… A medida que fue variando y cambiando la onda de lo que estaba surgiendo estaba claro que influiría en la editorial y en la discográfica. Y aunque mi camino se separa de ellos cuando me puse a dibujar el Vengador Tóxico, creo que han llevado una trayectoria coherente en todo este tiempo y han sabido mantenerse en lo suyo, con lo cual quiere decir que no estaban equivocados para nada y tampoco lo están ahora.

Estuvimos una década entera liándola con nuestra Línea Tremenda y para muchos fuimos la última revolución en el cómix de la península. Hasta en México me publicaron haciéndose eco de lo que hacíamos. ¿Quién dio más en ese momento siendo una editorial independiente?

Ya entramos en la recta final. Vamos a por un test rápido. Yo te doy unos nombres y tú me dices lo que te viene a la cabeza al leerlos.

Grasilla: Gran revista de cómics de venta en kioscos editada por Mansilla en los años 90s.

Ruta 66: La mejor Revista de rock del País y con diferencia.

Mamerto: Nerds de la Provincia de León.

Mazinger Z: El colega metálico que reparte mamporros a otros robots en Japón

LSD: Lucy in the Sky with Diamonds

Mongolia: Revista sátira que ha cogido la antorcha del Papus y no del ABC.

Mauro Entrialgo: TMEO y Herminio Bolaextra.

Ya para terminar nos gustaría que nos contaras cuales son tus actuales y próximos proyectos.

A parte de las colaboraciones que pueda hacer, espero editar el material que tengo guardado y que se convierta en best seller para que me permita construirme una casa con una piscina en forma de guitarra eléctrica Gibson Les Paul. Aunque por el momento me conformo con editarlos (risas).

También seguir ilustrando las páginas de Ruta 66 donde me podéis encontrar cada mes.

Y finalmente: hace años escuché una entrevista tuya en una radio local y dijiste una frase que adopté como propia para los momentos adecuados: “Todavía sigo más en ristre que el poste de Holocausto Caníbal”. ¡Despídete con otra frase a la altura!

(Risas) ¡Parece que puse el poste demasiado alto ese día! (más risas). Por hoy ya está bien, creo que ya he dicho bastante. Gracias de verdad. Espero haber pasado el cuestionario, que haya sido de su agrado y se despide atentamente su seguro servidor que estrecha su mano: Ladrón.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos, Cómic y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Entrevista con Joaquín Ladrón en Campamento Krypton

  1. Julen dijo:

    Una entrevista muy interesante. Vaya tensión debió de tener ante Lou Reed, y vaya alivio cuando vio como reaccionó.
    Por cierto, mientras leía la entrevista me viene a la mente toda esa gente que lleva camisetas de los Ramones y no le gusta el grupo (¿como no le puede gustar a alguien Pet Sematary?) o directamente no sabía quienes eran los Ramones

    • Ya lo comentamos por twitter, creo recordar. Mucha gente lleva camisetas de Ramones, Motorhead, Black Sabbath o Sex Pistols porque las venden en tiendas tipo Zara en cualquier centro comercial. Les gusta el dibujito y ya está, no se paran a pensar en más. Y lo mismo pasa con las camisetas retro de Batman o todas las camisetas con personajes de cómics que venden en cualquier tienda. Para mucha gente no es más que un dibujito más sin significado alguno, como quien lleva una sudadera con el número 21 o 56 y a tirar millas.

      “Pet Sematary” no es una canción que hubiera puesto de ejemplo puesto que un fan de Ramones suele considerarla la clásica moñada comercial y popera para atraer a más público. Tampoco es que sea una canción poco ramoniana porque el grupo tenía unos temas muy pop pero entendería que a mucha gente que sí le gusta Pet no le gusten sus temas más potentes y emblemáticos.

      Y sobre Reed, es verdad que tenía fama de borde y de persona difícil de la que nunca sabías qué esperar. Al menos en los libros que he leído, y donde Reed aparecía por ahí, es lo que comentaban. En esa maravilla titulada “Por favor, mátame” contaban una anécdota genial (y ciertamente escatológica) sobre un joven Lou. 😉

      • Julen dijo:

        No es que sea un fan acerrimo de los Ramones, pero los conozco (no como muchos que llevan sus camisetas), me gustan, y el “Anthology” es un fijo en mi reproductor de mp3. Es verdad que Pet Sematary es de mis canciones favoritas, pero podría haber puesto casi cualquier otro ejemplo; Es de esos grupos que pongas lo que pongas, se escucha muy a gusto.

        Me ha hecho gracia tu comentario sobre camisetas de gente que las lleva sin saber lo que son; Precisamente, a uno de mis sobrinos, con sus 6 años mis hermano y yo lo estamos “llevando al lado oscuro”, dicho con cariño. Yo le regalo comics y le encantan. En carnavales mi hermano lo ha disfrazado de Darth Vader (un disfraz muy bueno, nada cutre) con espada láser y todo. Cuando nos vienen a visitar me pide que le ponga el Episodio IV, que le encanta. Hay que verle ver la película, y como la vive como si estuviera dentro. Es muy fan de Batman. Y así podría poner muchos ejemplos.
        Seguro que de mayor llevará camisetas “frikis”, pero sabiendo lo que lleva, y hará algún podcast sobre cine o comics 🙂

  2. Jose Viruete dijo:

    Tengo que decir que si mi padre mi padre me hubiera educado de forma freak, de adolescente hubiera sido reggeatonero o bakala para llevar la contraria!

    Contadme entre los fans de los Ramones más pop 😉

    Y los Archies molaban mazo! 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s